domingo, 16 de febrero de 2020

Educar en el asombro de Catherine L'Ecuyer

A veces te encuentras con libros que te invitan a la reflexión, en los que no paras de subrayar, porque están llenos de aportaciones que necesitas tener presentes cuando hablas con familias o cuando te planteas cómo enseñar.
Educar en el asombro de Catherine L'Ecuyer, editado por Plataforma Editorial es uno de estos libros.
Ese asombro que de manera natural le producen las pequeñas cosas de la vida cotidiana a los niños, la sobreestimulación a la que en ocasiones los sometemos, el consumismo excesivo, el establecimiento de  límites, el uso de pantallas en exceso o con contenidos inapropiados… son algunos de los temas que aborda la autora.



Ya desde su introducción planta las bases de lo que nos quiere mostrar, cuando cita a Santo Tomas de Aquino que, ¡hace más de siete siglos!, dijo: "El asombro es el deseo para el conocimiento". Proteger el asombro entonces sería la clave, preservar esa facilidad que tienen los niños para asombrarse con los pequeños detalles que encuentran en lo cotidiano.
Para la autora "el asombro sería un mecanismo innato en el niño. Nace con él. Pero para que el asombro pueda funcionar bien, el niño debe encontrarse en un entorno que lo respete".


Ella cita a Dan Siegel, experto mundial en neurociencia, que en 1999 afirma que "más importante que un exceso de estimulación sensorial durante los primeros años de desarrollo son los patrones de interacción entre el niño y el cuidador".
Uno de los capítulos trata precisamente sobre las consecuencias de la sobreestimulación a la que se somete al niño, ya sea por saturación de bienes materiales, caprichos, actividades extraescolares, por falta de sueño, por adelantar etapas que no tocan, por la intensidad exagerada del sonido o del ritmo de un programa o porque se le pide que realice varias actividades a la vez.
Y esta sobreestimulación anulará en el niño su sentido del asombro, de la creatividad y de la imaginación; en un principio toda esta actividad le gustará pero posteriormente le volverá apático e inquieto, necesitando cada vez niveles más altos de sobreestimulación que le volverán hiperactivo, nervioso.
Estos estímulos a los que se les somete serán los que le impedirán disfrutar, por ejemplo, con una película lenta. En clase muchas veces lo comprobamos cuando vemos algún capítulo de Pippi Calzalargas, película que se recrea en los detalles con un ritmo pausado.
Ella también hace referencia a varios estudios en relación al uso de pantalla -internet, televisión…-, asociando el hábito de estar delante de una pantalla con el hecho de tener dificultades para conciliar el sueño y con trastornos del sueño, por lo que la Academia Americana de Pediatría recomienda quitar la televisión del cuarto de sus hijos,  reducir el tiempo de uso de cualquier tipo pantalla, asegurar la calidad de los contenidos -informativos, educativos y sin violencia- y verlos con los niños.

Habla también del silencio como un aspecto muy importante del aprendizaje y tan necesario para la reflexión, una de las cualidades que caracteriza a la persona humana. L'Ecuyer plantea que el silencio en este siglo sería equivalente a apagar dispositivos electrónicos y pantallas. 

El niño creativo, imaginativo será un niño que está acostumbrado a iniciar su proceso educativo desde dentro. Es curioso, descubridor, inventor, capaz de dudar sin desconcertarse, de formular hipótesis y comprobar su validez mediante la observación. Pero para todo ello necesitará tiempo, tiempo del que a veces no dispone, tiempo para el juego libre que le permita inventar y descubrir.
Educar por tanto será acompañar, sacando lo mejor de cada uno desde dentro hacia afuera.


Ella plantea que debemos re-imaginar una educación infantil que cuente con el asombro. Educar en el asombro consiste en respetar su libertad interior, contando con el niño en el proceso educativo, respetar sus ritmos, fomentar el silencio, el juego libre, respetar las etapas de la infancia, rodear al niño de belleza, sin saturar los sentidos…
Hace mucho hincapié en el juego como la actividad por excelencia a través de la cual los niños aprenden movidos por el asombro, si les dejamos jugar libremente en la naturaleza con sus hermanos y/o con otros niños seguro que no se aburrirán pues su creatividad es infinita.


L'Ecuyer también relaciona el asombro con el consumismo excesivo y el estableciendo de límites. 
Ella plantea que el exceso de cosas mata el asombro del niño, darle todo sin ni siquiera darle la oportunidad de desearlo, les satura los sentidos y les bloquea el deseo.
En cuanto a los límites, a partir de los dos años aproximadamente los niños empiezan a tener la capacidad para obedecer y debemos enseñarles a descubrir las consecuencias naturales de sus acciones, y que las personas no se comportan según los antojos del niño.
Gestionar bien una pataleta requiere tiempo. Educar requiere tiempo… Y a veces escasea.
 "Un niño mimado, consentido y al que no hemos puesto límites será un niño con una voluntad mermada, tendrá las alas del esfuerzo demasiado cortas para conseguir la excelencia, porque la excelencia siempre cuesta. En cambio, si el niño asume ciertos límites y no tiene miedo al esfuerzo, será verdaderamente libre."

Las familias de mis alumnos seguro que reconocerán en muchas de estas afirmaciones los argumentos que, en más de una ocasión, utilizo en reuniones y entrevistas sobre estas cuestiones que nos preocupan y siempre están presentes en el proceso  educativo de nuestros hijos, de nuestros alumnos. 
Merece la pena acercarse a este libro, repleto de sentido común, y reflexionar a partir de todo lo que la autora nos plantea. 

domingo, 12 de enero de 2020

LA JOVEN DE LAS NARANJAS


La joven de las naranjas es un libro escrito por Jostein Gaarder y publicado por Siruela en 2003. La ilustración de cubierta es de Quint Buchholz y la traducción  del noruego de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo.


Jostein Gaarder nació en Oslo (Noruega) en 1952, fue profesor de Filosofía y de Historia de las Ideas en un instituto de Berger durante diez años. 
En 1986 escribió su primer libro, un libro de relatos titulado El diagnóstico, y desde entonces no ha parado de escribir. Su libro más vendido, y por el título que más se le conoce, es El mundo de Sofía, una novela sobre la historia de la Filosofía.

La joven de las naranjas tiene por protagonista a Georg, un joven que recibe una carta once años después de la muerte de su padre, cuando él tenía sólo cuatro años.
"Cuando mi padre estaba enfermo le dijo a mamá que estaba escribiendo una carta para mí. Se trataba de una carta que yo leería cuando me hiciera mayor. Pero la presunta carta nunca apareció, y yo ya tenía quince años".

 Es una preciosa historia de amor, pero no sólo porque está llena de reflexiones y preguntas sobre la naturaleza, la vida y la muerte.
"Tengo que preguntarte algo muy serio, Georg, esa es la razón por la que te escribo. Pero para hacerte la pregunta, primero tengo que escribir esta inquietante historia, tal y como te prometí".

Y a partir de aquí Jan Olav, que así se llama, le cuenta un maravilloso cuento donde conoce a una chica con la que vive una hermosa historia de amor, la joven de las naranjas, y este amor por ella impregna toda la novela.
"Tal vez no exista una intimidad más grande que la de dos miradas que se encuentran con firmeza y determinación, y sencillamente se niegan a apartarse".

Aunque también tenemos en este cuento tan bien tejido (el libro está escrito como si se hubieran sentado juntos frente al ordenador), esa pasión que comparten padre e hijo por el mundo y la naturaleza.
"No me  digas que la naturaleza no es un milagro. No me digas que el mundo no es un maravilloso cuento". (Jan Olav)
"Cada individuo de esa plaza era como un arca de tesoros viva, repleta de pensamientos recuerdos, sueños y deseos". (Jan Olav)
"Si todo lo que ha ocurrido en el universo se metiera en una agenda de 24 horas, la Tierra habría nacido bastante avanzada la tarde, los dinosaurios habrían llegado unos minutos antes de la medianoche y la humanidad sólo llevaría existiendo los dos últimos minutos". (Georg)
"He aprendido a contemplar el cielo y a dejar que me asombre todo aquello que se encuentra a miles de millones de años luz en el espacio". (Georg)

También está muy presente el sentimiento de pérdida del padre, en el que siente que se perderá ese asombro por el mundo y esa separación de sus seres queridos, piensa si quizá no sería mejor no haber vivido.
"Pienso en las noches como esta que no se me permitirán vivir".
"Es del mundo de lo que uno se despide, de la vida, del cuento. Y al mismo tiempo de una pequeña selección de seres queridos".
"Si hubiera elegido no meter la cabeza en el gran cuento, no habría sabido lo que me iba a perder".
"Si eliges vivir, también eliges morir". (Jan Olav)
"He heredado de mi padre una profunda pena, la pena de que un día tendré que abandonar este mundo". (Georg)

Y todas estas reflexiones, todo este cuento, terminarán en la gran pregunta que su hijo tendrá que contestar y que de alguna manera condicionará la propia visión de Jan Olav de su paso por este mundo.
"¿Hubiera elegido vivir una vida en la Tierra sabiendo que un día de repente me sería arrebatada tal vez en medio de una gran felicidad?¿O habría rechazado desde el principio ese agitado juego de "dar y quitar"?".

Merece la pena acercarse a este libro, es emocionante encontrarte con alguien que ya no está en ese delicado momento de la adolescencia, después de leer esa carta Georg no verá de la misma manera lo que le rodea ni a quienes le rodean y compartirá con su padre parte de aquello que le fue arrebatado a los cuatro años.
Gracias, Pep Bruno, por la recomendación.

jueves, 5 de diciembre de 2019

Historias alrededor de los libros

A lo largo del trimestre son muchos los libros que pasan por nuestra aula, y a veces vienen acompañados de pequeñas anécdotas que los hacen más entrañables, o que hacen que recordemos con cariño aquello que pasó, o que queramos escucharlos una y otra vez porque nos gustó la historia que contaban…
Voy a dejar aquí algunos de ellos, y así traeremos aquellos momentos felices alrededor de los libros.

Frederick de Leo Lionni es uno de mis libros favoritos, y ellos lo saben, saben que me emociono cuando lo cuento y también saben lo importante que es para Frederick la poesía, el arte, ¡y para nosotros!
Es este ratoncito quien les desea feliz cumpleaños en la supertarjeta que hacemos entre todos.
Podéis ver más sobre este autor aquí, en una entrada que hice nada menos que en el 2010, año en el que se celebraba el Centenario de su nacimiento.


En esta simpática historia de Nono Granero, La vaca Victoria, vimos que si se muere la vaca, se acabó la historia pero…, no será lo mismo si la vaca se muere de una u otra forma porque si se hubiera muerto de una pulmonía, esto sería una poesía, pero si se hubiera muerto de fea estaríamos hablando de una larga odisea; y aquí nos surgió la duda: "profe, ¿qué es una odisea?", y tuve que hablarles de La Odisea de Homero (que no me importó, pues es otro de mis libros favoritos, este de adultos), y les conté algunas de las  aventuras que vivió Ulises cuando volvía a Ítaca, su tierra, en ese viaje tan largo, en esa odisea. Les encantó la historia con las sirenas y después les vi buscarla en el libro que traje a clase y oigo a Manu que dice a Darío: "mira, aquí está escrita la historia que nos ha contado la profe".


Conocimos Escarabajo en compañía de Pep Bruno el curso pasado, fue entonces nuestro autor/narrador invitado.  Podéis ver aquí sobre su visita. Este curso volvimos a recordar esos cuentos que tanto nos gustaron, y en esta ocasión se fijaron que Saltamontes hablaba de una mosca que quería barrer el mundo; les hizo felices saber que yo podía traerles esos cuentos que están en otro libro titulado Saltamontes va de viaje de Arnold Lobel
¡Me encantan los libros que llevan a otros libros!



Y claro, también había que leer la continuación, que acaba de salir hace bien poco, Escarabajo de vacaciones. Justo la entrada anterior hablaba de este libro. Podéis verla aquí. Me he dado cuenta de que la mariposa les ha enamorado; ains, ¡igual que a mí!



A veces traigo algún libro y me sorprende cómo reaccionan ante él por algún comentario que hacen al terminar. Esto es lo que pasa con los tres siguientes:
En ¡No!, dijo el pequeño monstruo, de Aslaug Jonsdottir, el pequeño monstruo está harto de que el monstruo grande le diga siempre lo que hay que hacer, o le robe las ideas, hasta que se atreve a decirle ¡No!, uno de mis alumnos comentó que eso es lo que hace su primo y al terminar me dio un abrazo enorme (a lo mejor está pensando en decirle ¡No! a su primo).



En Vaya Rabieta de Mireille d'Allancé, Roberto tiene una Rabieta terrible que hace de las suyas cuando sus papás le mandan a la habitación, hasta el punto que Roberto no sabe cómo pararla, no quiere que siga pero no lo consigue. Otro de mis alumnos dice: "ay, profe, como yo"; este es un buen comienzo para modificar una conducta ¿verdad?



Fernando Furioso, de Hiawyn Oram, está tan enfadado que pone patas arriba el universo entero pero cuando se pregunta qué fue lo que le pasó no sabe contestar. El mismo alumno de antes comentó: "eso mismo me pasa a mí, no sé por qué me puse tan furioso".



En este trimestre es inevitable asomarse a los preciosos libros de Helen Cooper, es imposible no asociarlos al otoño. Comenzamos con Sopa de calabaza y siempre hay algún niño que propone traer las continuaciones. En este enlace de 2017 (mis alumnos actuales acababan de llegar al cole) podéis ver más información sobre estos libros.



Elegí El monstruo peludo de Henriette Bichonnier para leerles en voz alta, ha sido un éxito rotundo traer esta historia, les encanta lo que cuenta, jugar con las rimas como Lucila, y van una y otra vez a la biblioteca de aula a ver la solución que tiene escrita Lucila en el trasero. 



Mister Magnolia fue uno de los libros recomendados en el boletín de las navidades pasadas y a Mario se lo trajeron los reyes, la semana pasada vino con él debajo del brazo para compartirlo en clase. Lo disfrutamos muchísimo porque nos encantan los libros de contar, los libros rimados y las historias que nos hacen reír; y este libro álbum tiene todo esto.



También nos gusta acercarnos a los libros del autor que nos visitará este curso, en este caso autora, Raquel Díaz Reguera, solemos mirarlos con otros ojos porque intentamos buscar de qué manera podemos plasmar lo que nos transmite esa historia y dejarla en un rincón del aula o del pasillo. Seguro que algo se nos ocurrirá, de momento nos hemos fijado en esta, que nosotros somos mucho de besos y abrazos.


Seguro que a lo largo del curso seguiremos añadiendo más historias como estas, porque lo que tenemos bien claro es que nos gusta mucho compartir todo lo que contienen los libros.
Un saludo

domingo, 1 de diciembre de 2019

Escarabajo en compañía, Escarabajo de vacaciones

En 2014 la editorial Ekaré publicó Escarabajo en compañía  escrito por Pep Bruno e ilustrado por Rocío Martínez, un libro con cinco historias que les suceden a unos bichitos de lo más entrañables. 
En la entrada "Historias de animales y amistad", en este blog", podrás encontrar más información. 
En este enlace a la web del autor tienes muchísimas reseñas que se han hecho sobre este libro.



El curso pasado, Pep fue el autor/narrador invitado en nuestras "Jornadas de Cuento" y conocimos todos los libros que tiene publicados, entre ellos este. 
Y así de bonita estaba la biblioteca:

En este enlace puedes ver más detalles sobre este mural y cómo lo hicimos.

Traigo este libro de nuevo porque hace bien poco acaba de salir la continuación de estas historias, Escarabajo de vacaciones; Pep vuelve a reunir a Escarabajo, Grillo, Tres Hormigas y Ciempiés para seguir con sus aventuras, en esta ocasión se van de vacaciones, con todo lo que esto implica.


La llegada de una carta (¡cómo me gustan las cartas en los libros!) es el inicio de esta historia.
La diferencia entre este título y el anterior es que aquí hay un hilo conductor de las cinco historias, mientras que en Escarabajo en compañía eran independientes unas de otras.


Rocío Martínez tiene que volver a coger sus lápices para seguir dibujando a estos personajes y a alguno nuevo. Y siguen siendo igual de entrañables, o más si cabe.
A Libélula no la conocíamos, es la que trae la carta a Escarabajo con una invitación muy especial que les hará ponerse en camino; todos van ligeros de equipaje menos Ciempiés, como siempre tan exagerado.


Van a ver a Saltamontes al huerto en el que vive. Por el camino se encuentran con Mariposa, un personaje maravilloso de este libro, sueña que fue una niña y no tiene recuerdos de cuando era oruga.


Nos los podemos imaginar a todos yendo de un lado para otro del huerto y pasándolo estupendamente, como siempre que están juntos. Porque en este libro vuelve a estar muy presente la amistad, el juego, las historias,  los encuentros (y reencuentros) y las despedidas. 
Todo esto, absolutamente todo, forma parte de la gran aventura que es vivir.



En este issuu de la editorial Ekaré puedes ver las primeras páginas.

Al final del libro, la ilustradora nos propone un juego, no sé si realmente ella lo hizo con esta intención, pero yo cuando vi el álbum de fotos en las últimas páginas volví a comenzar fijándome en las ilustraciones y buscando el momento en que se hicieron cada una de las fotos… 
¡Y encontré al fotógrafo y a los fotografiados!
Me parece una estrategia estupenda para detenernos en las ilustraciones, para disfrutarlas con todo detalle.
Sé que con este libro no soy imparcial, pero ojalá estéis conmigo en que es hermoso asomarse a estas historias.
Un saludo

jueves, 7 de noviembre de 2019

Bibliotecas ambulantes

El 24 de octubre fue el día de la Biblioteca, en este enlace de la revista Babar tenéis más información sobre esta celebración en 2019 (en él podréis ver el cartel de Miguel Calatayud y el pregón de Gemma Pasqual para este año).

No podíamos dejar pasar este día sin acercarnos a las bibliotecas y fue así cómo compartí con mis alumnas y alumnos de cinco años dos preciosos libros que parten de historias reales y que hablan de unas bibliotecas un tanto especiales, pero igualmente necesarias:


La señora de los libros con texto de Heather Henson e ilustraciones de David Small, publicado por Editorial Juventud.



Cuenta la historia de valientes bibliotecarias que recorrían rutas complicadas a caballo, hiciese buen o mal tiempo, por los montes Apalaches (Kentucky) cargadas de libros para los habitantes de estos lugares.


Y Biblioburro, con texto e ilustraciones de Jeanette Winter, también publicado por Editorial Juventud.



Nos habla de Luis Soriano que, acompañado de sus dos burritos, Alfa y Beto, quiso compartir los libros que tenía en su casa con los niños y adultos de aldeas aisladas de Colombia, convencido del poder transformador de la lectura que había experimentado siendo maestro de escuela. 


Estas hermosas historias nos han permitido enredarnos en busca de bibliotecas ambulantes, es decir, bibliotecas que no tienen un edificio que las albergue.
Nuestro trabajo surge también a partir de la primera convocatoria de este curso del Seminario de Formación Continua de Cabanillas (ya es la segundo edición de este fantástico proyecto, en este enlace podéis ver más información). En esta ocasión Daniel Goldin, experto invitado este mes de octubre, nos habló de bibliotecas y   del papel del editor en la publicación de libros.


Daniel nos recomendaba "La biblioteca en llamas", un libro de Susan Orlean publicado por editorial Planeta, en el que la autora, tras recabar información durante más de una década sobre el incendio de la Biblioteca Central de Los Ángeles en 1986, no sólo se centra en sus páginas en este hecho pues  el libro abarca muchos otros aspectos relacionados con esta biblioteca: la construcción del edificio, los distintos directores y directoras que dejaron su impronta en la manera de ver una biblioteca…, pero también en el valor de las bibliotecas y lo que suponen en una comunidad. Os dejo la nota de lectura de Pep Bruno en su blog.


En este libro se recoge un manifiesto sobre las bibliotecas públicas  que publicó la UNESCO en 1949 y que constataba la importancia que tenían estas en diferentes proyectos de Naciones Unidas: "La biblioteca es un prerrequisito para permitir que los ciudadanos hagan uso de sus derechos a la información y a la libertad de expresión. El acceso libre a la información es imprescindible en una sociedad democrática, para el debate y la creación de una opinión pública".
También nos habla en él del proyecto Bibliotecarias a Caballo del que habla La señora de los libros, que hemos mencionado antes.

Aquí podéis ver el resultado de nuestras investigaciones, aunque tenemos claro que podemos seguir añadiendo muchas más. También nos gustará situar en el mapamundi los lugares donde se encuentran estas bibliotecas (seguro que pronto volvemos sobre ello).

¡Fijaos qué mural tan bonito hicimos entre todos!

¡Y lo que les gustó verlo terminado!


Un saludo

jueves, 10 de octubre de 2019

Nuevo comienzo

¡A la LUNA, a la DOS y a las TRES…! ¡Comienza un nuevo curso! y por qué no, cuento hasta la luna, seguro que es agradable estar allí.


Podré replantearme cosas y jugar a La noche de los cambios. Hay momentos en los que viene bien hacerlo.


Dejarme llevar por Los días felices, compartidos con la familia, con los amigos, en soledad, con mi alumnado y mis compañeros.


Y Paso a paso lograr esas pequeñas cosas que me había propuesto, y quién sabe si alguna otra pequeña o no tan pequeña que vaya surgiendo sin más.


Sentirme como Malwida, La reina de los colores, suave algunas veces, indómita otras, cálida en ocasiones (pero no irritable ¿eh?), y sin que llegue el gris a cubrirlo todo.


Ser como Selma, buscadora de la felicidad en lo cotidiano, sentirme a gusto con mis días y mis noches.


Y seguir buscando buenos librosleyendo, jugando, experimentando con ellos, y No dejar de recomendar esos que me tocaron el corazón de alguna manera.


Me gustará Contar, contarte aquello que me emociona, alguna historia que encontré en un libro que merece ser compartida, algún dato sobre su escritor, su ilustrador y/o la editorial que se animó a editarlo.


Además… Me encanta también fijarme en esos libros que te enseñan cosas, compartirlos con mis alumnas y alumnos, asombrarme con ellos de todo lo aprendido, comentar por qué me han parecido interesantes.


En definitiva, disfrutar de Los días pequeños llenos de momentos para recordar, seguir sintiéndote ahí, a mi lado,  maravillándonos juntos con los libros, con las lecturas, con las imágenes sugerentes, con tanta creatividad y buen criterio como desbordan los que se dedican a hacer libros  que merecen la pena para niños y no tan niños.


¡¡¡FELIZ CURSO!!!

Hasta aquí llega la trayectoria de este blog como hoja de ruta de la biblioteca del CEIP La Senda, todo lo que soñamos ahí sigue;  muchas gracias a todas y todos los que lo hicisteis posible.
Desde ahora será mi propio cuaderno de notas, espero que os resulte interesante cuanto comparta en él.
Un saludo