miércoles, 18 de mayo de 2016

Yo aquí sólo soy el perro de Jutta Richter

Es una sensación maravillosa terminar de leer un libro y sentir que quieres recomendarlo, porque es un regalo compartir no solo lo que en él se cuenta sino también cómo se cuenta.

Yo aquí sólo soy el perro (2012) de Jutta Richter, traducida del alemán por L. Rodríguez López, y publicada por Lóguez, es la tierna y divertida historia de Brendon, bueno Anton (porque le han rebautizado), un perro pastor noruego. La cuenta él mismo  y en ella habla de la gente con la que convive (Friedbert, Emily y la pequeña), de la gata Misi, con la que no se lleva demasiado bien y, sobre todo, de su tío Ferenc y sus historias, que le han enseñado casi todo lo que sabe. 



"Friedbert tiene una voz profunda y una lengua corta. Es el jefe de la manada. Si no hago lo que me dice, no hay cortezas de cerdo." (p.19)
"Emily tiene un buen corazón y la voz aguda. Es la guardiana de las cazuelas de la cocina. […] Sus manos huelen a piel de pollo, a foie-gras y a jamón. […] Al que huele así, a ése lo protejo durante toda una vida." (p. 20-21)
"¡Y ahora os hablaré de la pequeña! […] ¡Amo a esta niña!  Ella es mi compañera de juegos. Ella es mi camarada. Los dos juntos, somos invencibles. ¡Y qué bien huele!" (p.25)



 "Los gatos no conocen ni el sentido de la culpa ni el de la compasión. Ellos solamente miran por sí mismos no han nacido para la amistad". (p.44-45)
"Mi tío Ferenc decía que la lucha pertenece a la vida. El que no aprende a perder, tampoco aprende a ganar." (p.29)




En los humanos siempre está muy presente el valor de las historias, la importancia de tener un pasado, una historia que contar. En Yo aquí quiero ser el perro Brandon o Anton basa toda su existencia  en "su" historia, lo que le contó tío Ferenc, sobre él y sobre otros, para ayudarle a entender el mundo en el que vive. Por eso no faltan recuerdos de Hungría: la Puszla, las ovejas de Valaquia, los dichos húngaros, los chacales dorados...
Escrito con una prosa ágil, pero a la vez de la que necesitas paladear; en más de una ocasión te hace volver atrás y releer de nuevo un párrafo para disfrutar de un pensamiento, de un sentimiento, que nos llega como si tal cosa pero resulta perfecto para entender al protagonista o la situación que nos muestra, y más profundo de lo que nos pueda parecer a simple vista.
Eso sí, no olvidamos en ningún momento que es un perro el narrador de esta historia.
"Nosotros, los perros pastores, estamos unánimemente de acuerdo en que las personas no saben mucho del mundo. Mi tío Ferenc decía: tienen una mala nariz, malas orejas, andan sobre dos pies y sus lenguas son demasiado cortas" (p. 109)
"La caja les hace ver cosas que no existen. Porque aquello que uno no puede oler, tampoco existe" (p.51)
Es de esos libros que al volver a leerlo descubrimos una historia completamente nueva, pues el final le ha dado la vuelta a lo que nos acaban de contar.

Acompañan al texto las ilustraciones en blanco y negro de Hildegard Müller, que resaltan la ternura y a veces indefensión del protagonista.


Este libro fue incluido en Lo + 2012 de la Fundación Germán Sánchez Ruiperez, fue Premio Banco del Libro 2013 (en su selección "Los mejores libros ilustrados para niños y jóvenes") y tiene reseñas en las prestigiosas Revista Babar y Fundación Cuatrogatos.

En cuanto a la autora, Jutta Richter, la academia alemana para la LIJ le concedió el Gran Premio del 2014 por toda su obra. Dijeron de ella: "Se mueve magistralmente en el límite entre la realidad y la ficción".
También ha sido nominada al premio Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA) todos los años desde 2011.

La editorial Lóguez apuesta por esta autora y en su catálogo se pueden encontrar otros títulos de ella muy bien considerados por la crítica: El bosque de la bruja y los calcetines mágicos (2015), El verano del lucio (2005) o El día en el que aprendí a domar arañas (2001)
Los temas elegidos por Jutta Richter, así como su forma de escribir, encajan perfectamente dentro de lo que, allá por 1977, impulsó a Maribel G. Martínez y Lorenzo Rodríguez la creación de esta editorial, según sus palabras "la necesidad de renovar profundamente los contenidos y la estética del libro dirigido a los más jóvenes". 

viernes, 13 de mayo de 2016

Los cuentos con chocolate de abril

Y vamos con las historias que se compartieron en abril, nuevamente una selección fantástica y un rato de lo más agradable en el que no faltaron las risas.
Hubo cuentos de todo tipo: de autores que ya nos han visitado en el cole como 37 tortugas de Pablo Albo (que vino hace unos años) y Los músicos de Bremen de Pepe Maestro (que estuvo este curso), de los seleccionados para la Liga de los libros como Orejas de mariposa o Historias de ratones, de esos cuentos que nos llegan de boca a oreja como El gallo Kirico o La princesa ratona, otros que fueron participativos como El trasero del rey o El gusanito y algunos de autores que conocemos bien como El Grúfalo de Julia Donaldson o La casa más grande del mundo de Leo Lionni.





La abuela de Ismael, Marimar,  nos contó El gallo Kirico, este cuento nos llegaba por tradición oral, se lo contaba su padre a ella, y según Verónica, su hija, con "adaptaciones familiares" 








  






María José también eligió uno que había escuchado contar, en esta ocasión en un maratón. Es un cuento tradicional japonés titulado La princesa ratona (aunque también se conoce con el título Más poderoso que el sol).













Alicia se estrenó con un cuento participativo titulado El gusanito (no sé si está editado).












Muchas gracias de nuevo a todas y todos los que estuvisteis allí.
Saludos cordiales

viernes, 22 de abril de 2016

¡Ya llega Pepe Maestro!

La semana próxima celebraremos en el colegio nuestras VII Jornadas de Cuento, en esta ocasión el autor/narrador que nos visita es Pepe Maestro, y el primero que repite, pues fue su libro Alfonsina con el que inauguramos esta actividad, en aquella ocasión las alumnas y alumnos de 5º y 6º lo leyeron para luego conocer al autor y oír cómo eran esas historias de viva voz.
En esta ocasión estamos conociendo y trabajando todos sus títulos.
Podéis recordar cuáles son los libros que tiene publicados en esta entrada, aunque está pendiente de actualizar el issu pues acaba de publicar cuatro títulos más, aquí os los dejo:


 La cita será los días 25, 26 y 27 de abril en la biblioteca, con todo el alumnado del centro.

Las mamás se han esmerado para que la biblioteca esté preciosa, llena de los cuentos que pronto serán, además de imágenes, palabras. Y los alumnos y el profesorado seguro que también tendrá sorpresas que compartir con Pepe.



El día 26, por la tarde, nos encontraremos con él los adultos. No podéis faltar, siempre es muy agradable ese rato de charla sobre libros (se ofrece servicio de guardería: 2 euros por niño/a).


Y el miércoles la cita será en la Biblioteca Municipal de Cabanillas para escucharle contar sus historias, que seguramente más de una protagonizará Alfonsina. 
¡Atentos nuestras antiguas alumnas y alumnos! 
Vosotros que conocéis a Alfonsina, seguro que os gustará escuchar sus aventuras, después de haber disfrutado leyéndolas.


Nos espera una semana bien completa, llena de libros y cuentos, como corresponde a este mes de abril cargadito de lecturas.
¡Os esperamos!

¡¡¡Feliz Día del Libro!!!

domingo, 3 de abril de 2016

Tarde de cuentos… ¡y chocolate!

Este martes volvimos a reunirnos en la biblioteca del cole para compartir otro buen puñado de historias preparadas por las mamás y papás para sus hijos.
Los pequeños estuvieron bien atentos a todos los cuentos,  pero de manera muy especial a ese que cuenta su mamá o su papá.
Y los mayores también disfrutan de lo lindo escuchando.


Como el mes anterior aquí os los dejamos para que podáis apreciar los buenos títulos elegidos. También pudimos escuchar uno de ellos en versión bilingüe ¡y qué bien suena "La cabra boba" en francés!









Fue fantástico una vez más escuchar esos cuentos que traéis de casa y nos regaláis tan generosamente.

¡¡¡Muchas gracias!!!

sábado, 2 de abril de 2016

¡Feliz Día del Libro Infantil!

El 2 de abril de 1805 nació el escritor danés Hans Christian Andersen y, desde 1967, éste fue el día escogido por el IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil) para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil. 

Esta efeméride tiene como objetivo promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.

Cada año tiene un patrocinador Internacional, tocando el turno a Brasil en esta ocasión; este país escoge a un escritor para crear el texto y a un ilustrador para diseñar el cartel, Luciana SandroniZiraldo respectivamente fueron los afortunados. Tanto el mensaje como el cartel son difundidos para que lleguen a todos los niños del mundo. Aquí os los dejamos.

Como Biblioteca escolar, compartimos el objetivo de hacer llegar esos libros y autores que merecen la pena a nuestras alumnas y alumnos,  y es por eso que nos sentimos implicados de lleno en esta celebración. Nos gusta pensar que con nuestras actividades y propuestas aportamos nuestro granito de arena para que esto sea posible.




ERASE UNA VEZ…
Erase una vez una… ¿Princesa? No.
Érase una vez una biblioteca. Y érase también una vez una niña llamada Luisa que fue a la biblioteca por primera vez. La niña caminaba despacio, tirando de una mochila de rueditas enoooorme. Observaba todo con admiración: estantes y más estantes repletos de libros. Mesas, sillas, almohadas de colores, dibujos y carteles en las paredes.
— Traje la foto — le dijo tímidamente a la bibliotecaria.
— ¡Muy bien Luisa! Voy a inscribirte. Mientras tanto puedes ir escogiendo el libro. ¿Sabes que puedes llevarte un libro a casa?
— ¿Uno sólo? — Preguntó decepcionada.
En ese mismo instante sonó el teléfono y la bibliotecaria dejó a la niña con la tan difícil tarea de elegir un único libro en la infinidad de estantes. Luisa arrastró su mochila y buscó, buscó hasta que encontró su libro favorito: Blancanieves. Se trataba de una edición de tapa dura, con hermosas ilustraciones. Con el libro en la mano empujó su mochila de nuevo y, cuando ya estaba a punto de salir salir, alguien le tocó el hombro. La niña se dio la vuelta y casi se cae para atrás del susto: nada más y nada menos era el Gato con Botas con su libro en la mano, ¡digo, entre las patas!
— Buenos días, ¿Cómo estás? — le dijo haciendo una reverencia.
— Luisa, ¿Acaso no te sabes de memoria todas esas historias de princesas? ¿Por qué no te llevas mi libro El Gato con Botas, que es mucho más divertido?
Luisa con la boca abierta no sabía qué decir.
— ¿Qué te pasa? ¿Te comió la lengua el gato? — Bromeó.
— ¿Eres el Gato con Botas de verdad, verdad?
— ¡Si, en persona, digo, de carne y hueso! Llévame a tu casa y sabrás todo sobre mi historia y la del Marqués de Carabas.
La niña, de tan perpleja, solo conseguía asentir con la cabeza. El Gato con Botas, con un toque de magia regresó a su libro y, cuando Luisa estaba a punto de salir de la biblioteca, volvió a sentir un toque en el hombro. Era ella: "blanca como la nieve, colorada como la sangre y con cabellos negros como el ébano". ¿Adivinaste?
— ¡¿Blancanieves!? — dijo Luisa anonadada.
— Luisa, llévame contigo también. Esta edición — dijo mostrándole su propio libro — es una adaptación auténtica del cuento de los hermanos Grimm.
Cuando la niña estaba a punto de coger el libro, el Gato con Botas apareció molesto:
— Blancanieves, Luisa ya escogió. Vete con tus seis enanos.
— ¡Son siete y no seis! ¡ Y ella aún no ha escogido! — le dijo Blancanieves roja de cólera.
Los dos miraban a la niña esperando una respuesta:
— No sé cuál llevar...quería llevármelos todos...
De repente, sucedió algo increíble: fueron saliendo de los libros… Cenicienta, Caperucita Roja, Rapunzel. Un equipo completo de princesas de verdad:
— Luisa llévame a tu casa — le suplicaban todas.
— Yo sólo necesito una cama para dormir un rato — dijo la Bella Durmiente mientras bostezaba.
— Solo cien años — dijo el Gato burlándose.
— Puedo limpiar tu casa, pero de noche tengo una fiesta en el castillo del ....
— ¡Príncipe! — gritaron todos.
— En mi cesta tengo torta y vino. ¿Quién quiere? — Ofreció Caperucita.
Y continuaron apareciendo más personajes: el Patito Feo, la Vendedora de Fósforos, el Soldadito de Plomo y la Bailarina:
— ¿Luisa podemos ir contigo? Somos los personajes de Andersen — pidió el Patito Feo que tan feo… no era.
— ¿ Tu casa está calentita? — preguntó la Vendedora de los Fósforos.
De repente, delante de todos, apareció un lobo enorme, peludo, muy peludo, con los dientes afilados: ¡El lobo feroz!
— Lobo ¿por qué tienes esa boca tan grande? — le preguntó Caperucita por costumbre.
— Yo les protejo — dijo valientemente el Soldadito de Plomo.
El Lobo abrió la boca y… ¿Se los comió a todos? No. Solo bostezó de tanto sueño y les dijo con calma:
— Tranquilos. Sólo quería darles una idea. Luisa se lleva el libro de Blancanieves y nosotros entramos en su mochila que es muy grande.
A todos les gustó su idea.
— ¿Luisa nos dejas ir contigo?
— ¡Claro que sí! — Dijo Luisa abriendo la mochila.
Los personajes hicieron fila y fueron entrando uno a uno:
— ¡Primero las princesas! — dijo la Cenicienta.
Al final aparecieron también los personajes brasileños: el Sací, el Caipora, una muñeca de tela que no para de hablar, un niño muy loquito, una niña con una cartera amarilla, otra con la foto de su bisabuela pegada al cuerpo, un pequeño rey mandón. Todos entraron.
La mochila pesaba más que nunca. ¡Cómo pesan los personajes! Luisa llevo el libro de Blancanieves y la bibliotecaria anotó todo en su ficha.
Poco después la niña llegó a casa feliz. Su mamá le preguntó desde la cocina.
— ¿Hija, llegaste?
— Síííí, mami, llegamos.
Escrito por Luciana Sandroni
Traducido por Elisa Toledo
Revisado por María Sampayo Bouza
Ilustrado por Ziraldo

¡¡¡Feliz Día del Libro Infantil!!!

miércoles, 30 de marzo de 2016

Nuestros pintores en el Día de la Paz y el Carnaval

Siempre que podemos intentamos relacionar las fiestas o efemérides con el tema del proyecto en el que andemos enredados.
Este curso lo teníamos fenomenal en el Día de la Paz pues uno de nuestros pintores, Picasso, tiene una obra titulada "La paloma de la paz" que pudimos presentar a nuestros alumnos en este día.


Y fijándose en cómo lo hizo él, hicieron las suyas que les quedaron así de bonitas.


El día del Carnaval también aprovechamos para proponer a las familias que disfrazaran a sus hijos con motivos relacionados con los pintores propuestos o la pintura en general y así de guapos vinieron.
Sus disfraces nos permitieron acercarnos a algunos de los cuadros más famosos de Miró, Picasso y Kandinsky, así como a los colores y útiles del pintor.
¡Fijaos lo guapos que iban todos!








Lo pasamos fenomenal bailando en el distribuidor.




Y haciendo el paseíllo y desfilando para el resto de compañeros.




Hasta las profes, y nuestra cocinera Pilar, nos disfrazamos.

¡Qué bien lo pasamos!

Se dibujan disfrazados, al lado de una canción que inventamos para la ocasión.


Y se llevaron a casa una careta coloreada al estilo de Miró, como recuerdo de ese fantástico día.


¡Da mucho gusto cuando nos juntamos todos en el distribuidor!
Un saludo